Consejos para fondear un barco

Fondear en la navegación de recreo es una de las cosas más importantes de conocer, sobretodo como se debe de realizar de forma correcta, sin sobresaltos y sin ningún tipo de posibles problemas.

Si vamos a alquilar un velero sin patrón, una de las primeras cosas a revisar antes de emprender nuestras vacaciones es el fondeo (ancla). Es decir que, sin importar del tipo de ancla, cadena y el sistema de elevación que lleve el barco, el fondeo es la acción que no sólo permitirá pasar horas agradables de baño y relax en una cala, también podría ser el último recurso que quede a bordo cuando todo falla y la costa esté cerca.

Son varios los factores a tener en cuenta a la hora de fondear. El elemento principal para fondear es el ancla pero al mismo tiempo el cabo y la cadena son también muy importantes a la hora de fondear. Por ello debemos conocer cuales son los componentes de la maniobra.

El pozo de anclas

El pozo de anclas es donde se aloja y necesita estar limpio siempre, desde la tapa hasta el imbornal de desagüe (para vaciar el agua que suba de la cadena). Después de cada fondeo es recomendable darle un aclarado de agua dulce con la manguera, ya que algas, limo, arena o barro pueden subir con la cadena y obstruir fácilmente el imbornal de desagüe. 

El largo de la cadena está calculado para cada barco. Es importante dejar bastante cadena y que quede en el fondo junto con el ancla. Con el peso de la cadena reforzamos el peso del ancla, y así evitamos garrear (desplazamiento del barco fondeado).

La longitud de la cadena debe tener un mínimo de 5 veces la eslora del barco. En la actualidad todas las cadenas suelen ser galvanizadas e imperativamente han de ser calibradas si pasan por un molinete eléctrico.

El cabo de fondeo será preferiblemente de poliamida gracias a su

resistencia tanto a la rotura como a la fricción, además a su gran elasticidad actuando de amortiguador. (Un cabo de poliamida puede llegar a estirarse más de un 20% de su longitud). Hay barcos que sólo tienen cadena.

El molinete

Hoy en día, la totalidad de las embarcaciones de alquiler, sean de vela o motor, disponen de un molinete eléctrico de fondeo para hacer más cómoda esta maniobra y para no poner en riesgo manos, riñones y espalda en cada fondeo. Una precaución imprescindible que se debe de tomar antes de cada fondeo es la de tener el motor (o motores) en marcha; ya que los molinetes eléctricos, debido al gran esfuerzo que realizan cada vez que tienen que izar o arriar el ancla, consumen mucha energía y ponen en riesgo la carga de las baterías, que nos pueden dejar sin poder arrancar el motor cuando queramos zarpar.

De todas formas, en la actualidad, la mayoría de barcos tanto de vela como de motor tienen incorporado un sistema de seguridad que no permite utilizar el molinete si el motor no está en marcha. Si el molinete va equipado con un mando a distancia con cable, éste deberá quedar en un sitio seco y protegido, para asegurarse que siempre estará en buen uso. Su enchufe exterior deberá permanecer bien tapado y protegido del agua para que no se oxiden las conexiones. Finalmente los botones de cubierta deberán contar asimismo con sus protecciones de goma en buen estado.

Los grilletes

El grillete que une el ancla a la cadena debe estar bien calculado en función del diámetro de la cadena y el tonelaje del barco. Además de su correcto tamaño y calibre, deberá apretarse bien y asegurar su cierre con algún sistema eficaz.

El quitavueltas

Instalado entre el ancla y el grillete de la cadena, el quitavueltas ha de ser de buena dimensión y calidad. Se trata de una pieza clave de nuestro fondeo, sobre todo si el barco que hemos alquilado tiene más de 35 pies.

Normalmente los quitavueltas suelen estar calculados con una carga de rotura real para acoplarlos a una determinada cadena y a un determinado tonelaje del barco. Su función es la de evitar que la cadena “coja vueltas” y dificulte el buen agarre del ancla.

Cómo fondear un barco de forma segura

Debemos tener en cuenta, además de nuestro material, las condiciones de viento, la corriente y la profundidad, en función de estos conceptos, fondearemos de una u otra forma.

Es importante iniciar el fondeo con la proa en dirección por donde viene el viento, tirar el ancla y ayudarse con el motor marcha atrás para afianzar el ancla en el fondo.

Pero lo más importantes es calcular el borneo (circunferencia que haría el barco en toda su longitud), siempre que haya embarcaciones en la zona.

Para calcular la longitud del fondeo en relación al viento, existe un baremo aproximado:

  • Mínimo de 3 veces la profundidad hasta fuerza 3
  • Mínimo de 5 veces la profundidad hasta fuerza 6
  • Mínimo de 7 veces la profundidad hasta fuerza 9.
  • A partir de fuerza 5/6 no es aconsejable estar fondeado, es mejor aguantar el temporal en mar abierto.

Una vez fondeado, es importante tirarse al agua con unas gafas para asegurarse de donde y como está el ancla y si hay posibilidad de encallar el ancla en las rocas o riego de garrear (desplazamiento).

Copyright © 2019 por Top Sailing Charter | Todos los derechos reservados | TOPSAILINGCHARTER MIEMBRO Y SOCIO ACAV – TOPSAILINGCHARTER pertenece a la Asociación Catalana de Agencias de Viajes – ACAV lo que nos acredita como agencia de viajes que cumple con toda la normativa vigente y garantía de sello de calidad

WhatsApp chat